Alchemie. Die Suche nach dem Weltgeheimnis. Una exposición bien hecha, de verdad.

Estos días he tenido la ocasión de reencontrarme en Múnich con Heinrich Wunderlich, del Landesmuseum für Vorgeschichte, en la cuidad de Halle. Lo conocí hace unos meses con motivo de una exposición, que me fascinó y sobre la que quiero comentar algo.

Tras el descubrimiento en 2012 de un laboratorio alquímico del siglo XVI, en las ruinas del monasterio franciscano de Lutherstadt Wittenberg, los restos fueron a parar al museo donde trabaja Heinrich Wunderlich. Mientras dedicaba meses y meses a reconstruir las piezas, pensó en montar una exposición sobre este tema. Entró en contacto con mucha gente y fue así como nos vimos por primera vez. Tras conseguir los permisos y una pequeña financiación, pudo dar forma a “Alchemie. Die Suche nach dem Weltgeheimnis”, que estuvo abierta desde noviembre de 2016 a junio de 2017 con un enorme éxito.

La exposición fue muy pensada, pues los organizadores pidieron la ayuda de 30 coleccionistas particulares y otras instituciones de Alemania, Austria, Suiza y Gran Bretaña, que hicieron préstamos hasta reunir 150 piezas originales de laboratorios alquímicos del siglo XVI.

También se prepararon charlas, audiovisuales, actividades para colegios, programas específicos para estudiantes universitarios de historia de la ciencia, etc. Se debatió sobre la relación de la alquimia con la medicina, la química, la filosofía, el arte, en conferencias a cargo de especialistas de Alemania, Francia, Holanda, Austria, Italia y Gran Bretaña. En fin, una exposición pequeña pero muy bien trabajada.

La respuesta del público no tiene precedentes en Alemania para un museo regional como el Landesmuseum für Vorgeschichte.

Más de 45000 visitantes, 300 colegios con visitas concertadas, sala de conferencias llena todos los días de charlas, fechas adicionales para las visitas pensadas para familias, visitas adicionales por la tarde y la noche para cubrir la demanda de muchos profesores de química y colegios interesados en llevar a sus alumnos.

El museo ha quedado asombrado y su director Alfred Reichenberger se ha mostrado admirado por el interés que puede despertar la alquimia cuando se presenta con profesionalidad, rigor histórico, cariño y mimo en todos los detalles.

“Era una ciencia muy compleja —me decía Heinrich Wunderlich— y no vale con poner un libro o un destilador en una vitrina. No fue esa nuestra intención”.

Una de las actividades más demandadas fue la asistencia a la reproducción de experimentos alquímicos, realizada por el mismo Wunderlich con la ayuda del doctor Rainer Werthmann. Para ello se fabricó una réplica de un horno del siglo XVI, numerosos recipientes y herramientas.

Se elaboró en directo Aqua vitae a partir de vino destilado.

Mercurius vitae (cloruro de antimonio) destilado de cloruro de mercurio (II) y sulfuro de antimonio.

Uno de los Lapis philosophorum descritos en la Summa de Géber, que tenía el aspecto de un cristal rojo, obtenido por sublimación de sulfuro de arsénico, cinabrio y sulfuro de antimonio. Más tarde se aplicó este Lapis sobre una amalgama de mercurio y cobre para obtener una substancia muy similar de visu al oro. La pieza se cortó por la mitad para ver que era uniforme en su aspecto, tanto por dentro como por fuera. Se le aplicaron varios métodos de contraste propios de un orfebre del Renacimiento para comprobar que era capaz de pasar por oro en muchos de ellos.

También se hicieron Flores Antimonii calentando una mezcla de nitro (KNO3) y antimonio pulverizado en el horno. Al introducir todo en un recipiente junto a carbón en polvo al rojo se produjo una reacción explosiva que oxidó el antimonio por medio del oxígeno del nitro y dio como resultado un meta-antimoniato potásico (KSbO3). El producto se lavaba con agua hasta formar una orto-sal (KSbO3 + H2O = KH2SbO4), que se fraccionaba en parte, dando lugar a la sal ácida usada como medicamento.

Una suerte poder disfrutar de esta exposición, de este trabajo muy bien hecho.

http://www.lda-lsa.de/nc/de/aktuelles/meldung/datum/2017/06/05/alchemie_die_suche_nach_dem_weltgeheimnis_sonderausstellung_ging_erfolgreich_zu_ende/?cHash=82d78f6bacf55ac72b2b287b6887ec91&sword_list%5B0%5D=alchemie

http://hallespektrum.de/nachrichten/kultur/auf-alchemie-folgt-klimawandel/290613/

Anuncios

Autor: José Rodríguez

Amoureux de l'Art!