Ultima fornace

Es asombroso para alguien que estudia la historia de la alquimia, encontrarse con esta torre de destilación del siglo X.

En la foto no se aprecia, pero tiene una altura de 1,40 cm. Es casi tan alta como una persona y os aseguro que impresiona verla.

El modelo original lo ha encontrado Fuat Sezgin en manuscritos árabes del siglo X. No obstante, la réplica exacta que aquí se muestra ha sido fabricada según la descripción de Abū ʿAbdallāh Šamsadīn Muḥammad b. Ibrāhīm b. Abī Țālib al-Anṣārī Šaiḫ ar-Rabwa (1327), llamado ad-Dimašqī. Este hombre habla en uno de sus libros sobre su visita al pueblo de al-Mizza, muy cercano a Damasco. Allí trabajaban un buen número de alquimistas, alejados del núcleo urbano de la ciudad para no despertar la inquietud de los habitantes, que desconfiaban de hornos, humos y fuegos. Entre ellos había destiladores profesionales, que preparaban principalmente aguas perfumadas de todo tipo. El volumen de trabajo era muy grande, porque la demanda era alta. Este aparato lo demuestra, pues permitía realizar 30 operaciones a la vez.

Esta tecnología se extendió por todas las regiones del Islam, desde el valle del Indo hasta la Península Ibérica y las regiones europeas controladas los aglabíes: Cerdeña, Sicilia y Sur de Italia.

Los europeos copiarían estos diseños desde la recuperación de Sicilia en el siglo XI y la Reconquista (s. X-XV).

Ya en el siglo XVI, Pietro Andrea Mattioli da cuenta de un potentísimo aparato de destilación, característico de la region de Nápoles y muy popular en Venecia. Se trata de "la fornace ultima", esto es, el horno destilatorio definitivo, lo más de lo más en la época. Incluye un dibujo y descripción excelentes:

"Questa ultima Fornace si usa in Venetia, ancora in Napoli dove hanno copia di cappelli di Vetro, con la quale Fornace con il calar del fuoco, che vi si fà dentro distillano in un giorno, et una notte fino à cento libre d’Acqua. Questa Fornace è tonda come si vede qui per la sua figura, et del tutto simile à i Fornelli, delle Stufe, che si fanno in Germania. Questa hà dentro gran numero di orinali di terra cotta vetriati, come si vede, i quali vi sono incassati, et murati con bello artificio con creta, overo l’uso fatto di creta, cimatura, et sterco di Cavallo. Sopra questi orinali adunque si pongono i cappelli di Vetro in ciascuno il suo, et ciascuno cappello hà il suo recipiente pur di Vetro attaccato con una corda al groppo del Lambicco. Scaldasi questa Fornace con le legna, come si scaldano in Germania à le Stufe, mà fin che la Fornace è troppo calda non si mettono l’herbe ne i Vasi, accioche non si abbrusciassero, et l’Acque sapessero di fumo: Mà come il calore si comincia à rimettere, all’hora 4. over sei ministri gli vanno empiendo di herbe, et ci accommodano sopra i cappelli, et li recipienti, serrano la bocca del Forno, accioche il caldo vi si mantenga. Et così in questo modo fanno gran quantità di Acque, le quali in vero sono migliori di quelle, che si fanno con Campane di Piombo, percioche non riportano seco alcuna mala qualità metallica".

Pietro Andrea Mattioli

L'arte distillatoria

Mattioli, y con él la mayoría de historiadores que han tratado este tema, vinculan el artefacto a los hornos alemanes bajomedievales, por la similitud del diseño en torre.
Sin embargo, la replica que hay en Fráncfort demuestra claramente que es mucho más antiguo y árabe.

Anuncios

Autor: José Rodríguez

Amoureux de l'Art!